EL PRESENTE DE JUAN MANUEL DEL POTRO ENTUSIASMA

Juan Martín Del Potro levanta el trofeo en Indian Wells.Foto: AP

Sexto en el ranking, llegará hasta donde él decida y tiene con qué.

Casi un año y medio atrás, proclives a ciertas desmesuras y mientras se paladeaba la conquista de la primera Copa Davis para el tenis argentino, muchos seguidores del tenis se animaron a imaginar a Juan Martín Del Potro como protagonista central de 2017. Un repaso por el ranking de aquel momento, el previsible declive de los monstruos sagrados y un retorno espectacular a los primeros planos después de las tres operaciones de muñeca generaban semejante expectativa.

Pero no pudo ser el año pasado. Delpo arrancó tarde, salteó Australia y casi que regaló la primera mitad del año. Tercera ronda de Roland Garros, segunda de Wimbledon… Y sin embargo, el segundo semestre empezó a darles la razón a los optimistas: semifinal del US Open con victorias sobre Thiem y Federer y derrota apretada contra Nadal. Semis en el Masters 1000 de Shanghai, título en Estocolmo, final en Basilea y a las puertas de ingresar al Masters de Londres. El retorno a los primeros planos estaba asegurado. Pero faltaba algo más.

Entendió Delpo que había margen para ir por nuevos desafíos. Armó un equipo de trabajo con Sebastián Prieto como entrenador, se tomó en serio la pretemporada y arrancó en Oceanía, como corresponde a quien tiene ambiciones. Llegó a la final de Auckland y luego dejó gusto a poco la tercera ronda de Australia con una caída ante Berdych.

Las sensaciones ya eran inequívocas: sin lesiones, sin molestias, estabilizado emocionalmente, maduro para enfrentar jóvenes impetuosos y cuadros complicados, Delpo empezó a crecer.

Fue top ten en enero y ya no abandonó ese lugar de privilegio.El mal trago de Delray Beach –ese torneo tan caro a sus afectos- precedió a la consagración en Acapulco, una semana de la que se recuerda el título pero mucho más el haber “puesto en fila” a tres top ten llamados, presuntamente, a sucederlo: Thiem, sexto del ranking, en cuartos de final; Zverev, quinto, en semifinales; y Anderson, octavo, en la final.

Así llegó a la cita de Indian Wells. Con la chance de seguir escalando en el ranking y la posibilidad de ganar por primera vez un Masters 1000. El sorteo lo ubicó en el lado opuesto al de Federer. Y allí fue: De Minaur, Ferrer, Mayer, Kohlschreiber, Raonic… Y la chance de desafiar al suizo, al que sólo le había ganado seis de 18 partidos.

Cansado, con la boca entreabierta buscando aire y la nariz colorada, Delpo volvió a entregar en la final –infartante, dramática- las mismas sensaciones que entregó en los Juegos de Río de Janeiro 2016, ante Murray en Glasgow o ante Cilic en Zagreb. La sensación de que, aun cansado, siempre habrá una derecha más, un ace más, un contragolpe más.

Así, con las armas de siempre, con el orgullo intacto y un corazón enorme, dejó atrás a su viejo ídolo y pegó el último grito.

Alguna vez Roger iniciará el inevitable declive. Con Nadal lamiendo heridas demasiado seguido, Djokovic, Murray y Wawrinka más afuera que adentro y con una nueva generación que no termina de consolidarse, Juan Martín del Potro vive un presente que entusiasma y lo entusiasma.

Hoy está sexto en el ranking y llegará hasta donde él decida, pero está claro, más claro que nunca, que tiene con qué. En el desierto de California demostró que todavía hay nafta en ese tanque. Acaso recién esté saliendo de la última curva, listo para acelerar rumbo a la bandera a cuadros. Para darles la razón a los dueños de la desmesura.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario