MANU ASUSTO A TODOS


Los Spurs vencieron como locales a Miami y el bahiense asustó a todos.



Diciembre inspira a Manu Ginóbili. Y anoche volvió a quedar demostrado, aunque por un momento se temió que algo grave había ocurrido en su rodilla derecha. San Antonio venció como local a Miami por 117-105, sumó su sexto triunfo en fila con el bahiense en la cancha (en el medio hubo una derrota frente a Oklahoma, pero si Manu) y se mantiene en la tercera posición de la conferencia Oeste con 17 ganados y 8 perdidos. Arriba sigue Houston (18-4) y el escolta es Golden State (20-6).

Numerología ginobileana



En un partido en el que los Spurs tuvieron nada menos que ocho jugadores en dos dígitos en el casillero de puntos, Manu acumuló 10 tantos (1/4 dobles, 1/2 triples y 5/5 libres), 3 rebotes defensivos y 3 asistencias en 25 minutos.

Un dato destacado en las estadísticas de Ginóbili es que en los últimos tres juegos promedió 11 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias. Números absolutamente de otra época si se toman datos globales de temporada.

Para encontrar una campaña con esa combinación de mínima, hay que viajar 10 años hacia atrás, cuando en la 2007/08 promedió 19,5 puntos, 4,8 rebotes y 4,5 asistencias en 74 partidos. De allí en adelante, siempre hubo alguno de los rubros por debajo de los parámetros de esta últimos tres partidos.

Claro que es imposible que, a los 40 años, 4 meses y 9 días, esos números se puedan consolidar a lo largo de la temporada, pero alcanzan para graficar este momento de Ginóbili. Y tampoco es habitual encontrar cortes de tres partidos consecutivos con al menos 11 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias de promedio en estos últimos años de Manu en la NBA.



El gran susto de la noche


Más allá de los números, la noche del AT&T tuvo un punto de altísima tensión en el final del primer cuarto. Con 37 segundos en el reloj, y con San Antonio abajo en el tablero por 35-27, Manu encaró hacia el aro por el eje y con mano izquierda, pasó entre Tyler Johnson y Bam Adebayo, y cuando estaba por despegar se le trabó la rodilla derecha y asustó a todos.

Popovich miraba con preocupación desde el banco, los compañeros de Manu no querían ni mirar y varios de los hombres de Miami se acercaron para ver cómo estaba, una imagen poco común en la NBA, esta de que un jugador se preocupe por un rival.

        

Muy dolorido, Manu caminó hacia la banca y pocos segundos después se fue al vestuario tomándose la cara, agregando una cuota extra de dramatismo a esos minutos de incertidumbre.

Con el cambio de cuarto llegó el regreso de Manu desde la zona de camarines. Y todo volvió a la normalidad cuando a los 5 minutos del segundo cuarto el 20 de los Spurs volvió a la cancha.

En la primera bola que agarró, rompió la defensa de Miami, tomó impulso justamente con la pierna derecha, saltó, flotó y convirtió uno de los dobles más lindos de la noche. Fueron los primeros dos puntos de su cosecha personal.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario